Te presentamos el vino y el pan,

bendito seas por siempre Señor.

 

Bendito seas, Señor,
por este pan que nos diste,
fruto de la tierra
y del trabajo de los hombres.

Bendito seas, Señor,
el vino Tú nos lo diste,
fruto de la tierra
y del trabajo de los hombres.