Aleluya en nombre del Señor

 

Gloria, gloria, aleluia,Gloria, gloria, aleluia,
gloria, gloria, aleluya en nombre del Señor.

Cuando sientas que tu hermano
necesita de tu amor,
no le cierres las entrañas
ni el calor del corazón.
Busca pronto en tu recuerdo
la Palabra del Señor:
“Mi Ley es el Amor”.

Cristo dijo que quien llore
su consuelo encontrará,
quien es pobre, quien es limpio,
será libre y tendrá paz.
Rompe pronto tus cadenas,
eres libre de verdad:
empieza a caminar.

Si el camino se hace largo,
si te cansas bajo el sol,
si en tus campos no ha nacido
ni la más pequeña flor,
mira siempre hacia adelante
no abandones tu ilusión,
confía en el Señor.

Caminemos siempre unidos
en la fe y en el amor,
anunciemos por doquiera
su mensaje salvador;
implantemos por el mundo
la justicia y el amor,
en nombre del Señor.