Día y noche

 

Día y noche
Van tus ángeles, Señor, conmigo,
día y noche
siento que Tú estás en mí.

Si anochece en el camino
Van tus ángeles, Señor, conmigo
aunque duren las tinieblas
siento que Tú estás en mí.

En las pruebas de la vida,
Van tus ángeles, Señor, conmigo
al luchar confío en Ti,
siento que Tú estás en mí.

A través de mis hermanos,
Van tus ángeles, Señor, conmigo
al servirles cada día
siento que Tú estás en mí.

Al unirme en comunión
Van tus ángeles, Señor, conmigo
al sentir tu paz y amor
siento que Tú estás en mí.